jueves, 19 de julio de 2012

"REFLEXION LA IMPORTANCIA DEL MATRIMONIO"

          IMPORTANCIA DEL SACRAMENTO DEL MATRIMONIO

 
(Publicado en nuestra revista MISION SIGLO XXI Nº 14)
La institución del matrimonio como una institución estable y definitiva está en crisis hoy. ¡Cómo han aumentando los divorcios y los hogares rotos! Se está equiparando el sacramento del matrimonio al casamiento civil. Esto es peligroso pues la gente adquiere la impresión de que el matrimonio religioso debe sujetarse a la duración de los sentimientos y disolverse si estos terminan. Por eso es urgente recordar los fundamentos del sacramento del matrimonio y explicar porqué Dios lo inventó. Así los casados podrán saber el significado de su matrimonio, y qué enseñanzas bíblicas deben tener en cuenta para que intenten la felicidad que tal vez no han logrado hasta ahora. Pero estos conocimientos son muy importantes sobre todo para las jóvenes parejas que orientan sus vidas al matrimonio. Así entrarán con buen pie y no cometerán los errores que han hecho fracasar a miles de matrimonios católicos. Seguir la senda de los principios de Dios indudablemente conduce a que todo salga bien, incluido la difícil vida matrimonial (Salmo 1,1-3).
LA UNICA RAZON VALEDERA PARA CASARSE POR LA IGLESIA
Muchas parejas que van hacia sus parroquias para pedir el sacramento del matrimonio lo hacen mayormente por motivos de segundo orden: - por dar el gusto a los padres o a los abuelitos que exigen el matrimonio religioso; - por complacer a la novia que mayormente es apegada a la religión en cambio al novio ni le va ni le viene; - por tener una boda a todo dar (como los personajes famosos que luego de unos años también se divorcian a todo dar); - para que la novia se de el gusto de vestirse de blanco y hacer realidad sus ensueños; - o en el mejor de los casos para tener la bendición de Dios como toda buena familia católica.
En ninguno de estos usuales motivos está la única razón valedera para que un varón y una mujer acudan a su parroquia a pedir el sacramento del matrimonio: PEDIR LA BENDICIÓN DE DIOS PARA PODER UNIRSE COMO ESPOSOS, Y COMPROMETERSE A CUMPLIR LA LEY DE DIOS PARA QUE ESTA UNION SEA FELIZ, EXCLUSIVA Y PARA SIEMPRE.

PORQUE DIOS INVENTO EL MATRIMONIO
Dios inventó el matrimonio para la felicidad del hombre y para cumplir su PLAN divino de llegar a tener infinidad de hijos adoptivos semejantes a Cristo agrupados en familias (Efesios 1,4-5; Romanos 8,29).
Dios creó al hombre en dos géneros: "varón y mujer los creó" (Gen 1,27). Los creó en pareja para que pudieran reproducirse (Gen 1,28) y para que vivieran en compañia ya que "no es bueno que el hombre viva solo" (Gen 2,18). Luego los unió en santo matrimonio: «El hombre deja a su padre y a su madre y se une a su mujer, y se hacen una sola carne» (Gen 2,24). Y les señaló dos metas: 1) LA PROCREACION: «multiplíquense y llenen la tierra» (Gen 1,28). La pareja humana debe tener sus hijos y criarlos dentro de su núcleo familiar. 2) LA UNION ESTABLE Y FELIZ DE LA PAREJA HUMANA: Unión estable significa que la unión de la pareja debe ser hasta la muerte, fruto de una decisión inteligente y libre: «el hombre no debe separar lo que Dios ha unido» (Mateo 19,6). Unión feliz significa que esta unión debe nacer del amor mutuo y sobrevivir con el esfuerzo de ambos: «esposos amen a sus esposas... esposas sujétense a sus esposos...» (Ef 5,22-33). Cuando Dios bendice la unión de una pareja, derrama sobre ellos su gracia santificante y les da fuerza espiritual para cumplir sus deberes familiares.
El Sacramento del matrimonio es también una VOCACION. Dios llama a los esposos a dar un elevado testimonio del Amor que hay entre Cristo y la Iglesia (ver Ef 5,31-33). San Pablo lo explica así: El esposo debe ser como Cristo. La esposa debe ser como la Iglesia. Ambos deben amarse y servirse para mostrar al mundo cómo Cristo ama a su Iglesia y cómo la Iglesia debe servir a Cristo fielmente. ¡Qué gran responsabilidad de los esposos cristianos! Los casados son testigos de Cristo.
Para que los esposos cumplan tan altas metas en su matrimonio deben entregar sus vidas a Jesucristo y sujetarse a los mandamientos de Dios. De lo contrario el esposo será un guía ciego, egoísta y machista de su hogar; en vez de tratar a su esposa con cariño tierno la maltratará y la explotará e incluso la golpeará llegando borracho a casa como muchos maridos hacen. Lo mismo la esposa, sin Jesús, tampoco será una buena compañera sino una foco de riñas, caprichos, celos, frustraciones, etc.
COMO SE DESTRUYE EL SACRAMENTO DEL MATRIMONIO
El matrimonio que Dios instituyó fue malogrado por el pecado. El hombre dominado por el egoísmo tergiversó los grandes valores del matrimonio. Por un lado redujo el sexo a ser solo un medio de placer carnal o de producir dinero. Por otro lado quitó la estabilidad del matrimonio atacándolo con las terribles inmoralidades del adulterio, el divorcio, la poligamia, el aborto, la homosexualidad y otras perversiones que han traído y siguen trayendo un sin fin de males a la humanidad.
Específicamente los grandes enemigos del matrimonio son DOS: 1) EL ADULTERIO: que destruye la virtud de la fidelidad conyugal. Consiste en "dar a otro lo que es propio del cónyuge". Comete adulterio aquel casado que pone su pensamiento y sentimiento en otra persona que no es su propia pareja. Y el pecado llega a consumarse cuando se pasa a los hechos de las relaciones sexuales prohibidas. ¡Cuántos casados hay que reiteradamente caen en este ruin pecado y con diversas parejas! 2) EL DIVORCIO: que destruye la permanencia del matrimonio. Esta es la salida de aquellos que se rinden ante las crisis conyugales y reclaman el "derecho de rehacer sus vidas". En la decisión de quienes se divorcian poco cuentan el respeto al sacramento de Dios y el derecho de los hijos a tener junto a sus padres.
CRISTO DEFENDIO EL MATRIMONIO
Jesús cuando vino a la tierra, ratificó al matrimonio el valor intangible que Dios le había dado (Marcos 10,5-9). Jesús reprobó la práctica del divorcio que se había introducido en Israel (Mt 19,7-9). E hizo SACRAMENTO al matrimonio al declarar que: "lo que Dios ha unido, el hombre no lo debe separar" (Mt 19,4-6). Cristo al decir: "lo que Dios ha unido, el hombre no lo separe" (Mt 19,6; Mr 10,9), declaró que el matrimonio es irrompible = indisoluble. Por eso, una vez celebrado el matrimonio, YA NO SE PUEDE DISOLVER. Y la Iglesia, fiel a su Señor, no admite el divorcio bajo ningún argumento. "El que se divorcia de su esposa y se casa con otra, comete adulterio contra la primera. Y la mujer que deja a su esposo y se casa con otro, también comete adulterio" (Mr 10,11-12). Estas palabras de Jesús son claras al respecto. Si un matrimonio llega a la separación como única salida para vivir en paz, ESTA SEPARACION NO AUTORIZA A NINGUNO DE LOS ESPOSOS a casarse otra vez mientras el cónyuge está vivo. La razón es que el vínculo matrimonial que los contrayentes asumen ANTE DIOS es PARA TODA LA VIDA y solo termina con la muerte (Rom 7,1-3; 1 Cor 7,39).
Todo católico debería creer y seguir las enseñanzas de Jesucristo respecto del matrimonio. Y aquel que no cree en la estabilidad irrompible del matrimonio ¡NO DEBERÍA CASARSE! (Mt 19,10). ¡Basta ya de matrimonios que terminan en el divorcio civil! ¡¡Los hijos pagan las consecuencias y el sacramento divino queda por los suelos!! Solo deberían casarse aquellas parejas que se aman hasta el grado de estar dispuestos a pasar juntos todo el resto de su vida A CUALQUIER PRECIO. El Matrimonio es una unión que no se puede disolver, una unión para toda la vida. Hoy se dan muchas separaciones después de 1, 2, 5, 10 o mas años de matrimonio. Este no es el plan de Dios para la pareja conyugal. Lo que Dios quiere es que la unión conyugal sea de una vez y para siempre.
IMPORTANCIA DEL NOVIAZGO
Lo dicho sobre el sacramento del matrimonio hace ver la grave importancia una buena etapa de NOVIAZGO y una excelente preparación católica ANTES DE CASARSE. La unión conyugal es un paso definitivo del cual ya no se puede regresar. No existe el divorcio religioso. La ruptura de un matrimonio causa grave daño a ambos esposos tan igual como cuando se quiebra en pedazos un objeto de inestimable valor. Por eso es importante que el período de noviazgo consista en una seria preparación para un buen matrimonio y no se reduzca al mero hecho de ir juntando cosas materiales para el futuro hogar. Recordemos el proverbio ruso que dice: «antes de salir de viaje reza una vez, antes de partir a la guerra reza dos veces, antes de casarte reza tres veces». Los novios que desean casarse tienen que entender que su unión será para toda la vida. Esto es importante para que cuando ya estén casados y surjan los problemas, no consideren ni por un momento la posibilidad de la separación, sino que dirijan todas sus esfuerzos a fortalecer y profundizar el amor que los llevó a unirse de por vida.
LO QUE SIGNIFICA LA UNION CONYUGAL
El texto de Génesis 2,24 nos señala la clase de unidad que deben formar el hombre y la mujer al casarse: SER UNA SOLA CARNE. Esto significa que todo lo que cada esposo trae al matrimonio debe fundirse en una unidad en el cual muere el individualismo del «yo», de «lo mío» y empieza a existir el «nosotros» y «lo nuestro». La unidad conyugal es carnal, emocional, intelectual, moral y espiritual, es decir: ¡TOTAL! Podríamos tomar como modelo lo que San Lucas escribe de la primera comunidad cristiana: «pensaban y sentían de la misma manera. Ninguna decía que sus cosas eran solamente suyas» (Hechos 4,32). Los esposos deben llegar a ser uno en sentimientos, en planes, en metas, en todo lo que implica el hogar. Si ambos lo entienden así, ninguno tirará para su lado ni mantendrá sus caprichos individuales.
En cuántos hogares se escucha decir al esposo que el dinero que gana es su dinero o a la esposa decir que la casa se arregla como a ella le da la gana. Estimados esposos, ya no piensen así. El día que se casaron murió el yo y lo mío. Ya no hay "mi dinero", o "mi casa". El dinero que tú, esposo, ganas es de los dos y de tu hogar. Y el hogar que tú, esposa, cuidas no es "tu hogar" sino el hogar de los dos. En el matrimonio deben morir frases como: "yo soy así y me aguantas como soy", o "déjame con mis gustos", o "a mi tú no me tienes que decir como hacer mis cosas". Los esposos deben buscar ser UNO en todos los aspectos de la vida familiar: en los planes, en los gastos, en las reuniones religiosas, en la fe.
Deben atender la advertencia de Proverbios 15,17: «mas vale comer verduras con amor que carne de res con odio». Es decir que lo más importante no es que el hogar no pase penurias, sino que es el amor esté presente. Las demás necesidades serán superadas si ambos esposos unidos tratan de superarlos. También es apropiado que mediten Eclesiastés 4,9-12: «mas vale dos que uno; ay del que cae estando solo pues no habrá quien lo levante». Es lo mismo que decir "la unión hace la fuerza". En un hogar donde los esposos están amándose como Cristo ordena, donde la regla es el cariño y el mutuo respeto, allí se habrá realizado el ideal que Dios señaló para el matrimonio.
EL LIBRO DE LA FELICIDAD CONYUGAL
Los matrimonios están fracasando porque no conocen ni cumplen las normas de Dios sobre el matrimonio. Por eso el mejor camino para alcanzar un matrimonio armonioso y feliz es estudiar y practicar los principios de la Santa Biblia respecto al matrimonio (Proverbios 2,1-10; Josué 1,8).
Un resumen de las enseñanzas bíblicas sobre el matrimonio es este: EL ESPOSO: es cabeza de la esposa y del hogar (1 Cor 11,3). Cuando no guía bien su hogar es como el mal conductor de un automóvil: ocasionará graves accidentes para los suyos. Debe amar a su esposa tanto como ama su propio cuerpo, y tanto como Cristo ama a la Iglesia (Ef 5,25-29); no ser áspero con ella (Col 3,19); comprenderla y darle el honor que le corresponde (1 Pe 3,7); y sobre todo serle fiel (Eclo 23,16-21). LA ESPOSA: es compañera del esposo y tiene la misma dignidad del varón (Gen 3,12); debe sujetarse al esposo (Ef 5,22-24; Col 3,18); serle fiel (Eclo 23,22-26); adornar su personalidad con virtudes (1 Pe 3,2-6); y ser madre ejemplar (Prov 31,10-31; Tito 2,4-5). Así será la dicha de su marido y de su hogar (Eclo 26,1-4).
Cada texto bíblico citado es un poderoso guiador del andar conyugal. Por ejemplo ampliemos Colosenses 3,18-19. Allí la palabra de Dios dice: «esposas sométanse a sus esposos este es su deber como creyentes en el Señor; esposos amen a sus esposas y no las traten mal». Según esto, las esposas cristianas tienen que someterse a sus esposos, echar fuera el egoísmo, la soberbia, la terquedad. Ese es su deber como creyentes. ¿De qué vale que vayan a misa y cumplan sus devociones sino se sujetan a sus esposos? Eso desdice de la Palabra de Dios. Y los esposos tienen que amar a sus esposas y no tratarlas mal. Si aman a su esposa cada día tienen que buscar estar mas cerca de ella; saliendo del trabajo deben retornar pronto a su hogar para acompañarla; y llevarle "cositas" dentro de sus posibilidades, y preocuparse de su salud, y acordarse de su cumpleaños y del aniversario de bodas. ¡Ah!, y nunca tratarla mal, ni criticarla, ni burlarse de ella, ni humillarla, ni tratarla con sarcasmo. ¿Porqué? Porque ellas son como un vaso delicado (1 Pedro 3,7). ¡Un varón no debe sacar a una joven de su casa para tratarla mal, ni tenerla como sirvienta! La esposa es la reina del hogar y debe ser tratada como tal.
AMEN


4 comentarios:

  1. gracias por dejarnos saber todo lo que significa el matrimonio religioso, yo me case por lo civil hace 8 anos, ahora quiero que Dios bendiga mi hogar. hable con mi esposa y desea casarse tambien por la iglesia. Me dijo que lo haga romantico y estoy pensando pedirle que se case por la iglesia un domingo depues de misa en la iglesia donde asistimos a misa, no se que decirle en ese momento y etoy buscando ayuda. me ayudan por favor?
    yuri. mi correo yurirosenthal27@gmail.com. gracias

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. yo me case al civil hace 6 meses y me quiero casar a la iglesia pero mi pareja no quiere, ya le dije de una forma y de otra y no quiere nose que hacer me siento desesoerada y muy triste... ayudenme porfavor nesesito consejos...
      jack_losmeck@hotmail.com

      Eliminar
    2. yo me case al civil hace 6 meses y me quiero casar a la iglesia pero mi pareja no quiere, ya le dije de una forma y de otra y no quiere nose que hacer me siento desesoerada y muy triste... ayudenme porfavor nesesito consejos...
      jack_losmeck@hotmail.com

      Eliminar
  2. Dile a tu esposo que si no se quiere casar por la Iglesias que vas a Pedir el divorcio y veras que quiera casarse por la Iglesias y si asi todavia no quiere divorciarte porque es senal que no te quiere complacer y para toda la Vida el matrimonio importante es el que vendise dios el civil es una stupida firma que no vale nada.el hombre que De verdad te quiera Se casa con Tigo con la vendicion De dios.aunque no te d's garantia que sea para siempre ya eso depende De ustedes no Prima se caso por la Iglesias y se Spearow estubo casada 3 anos y yo tengo 21 ano casada por la iglesia.es cuestion De suerte.

    ResponderEliminar